En los últimos tiempos, los avances tecnológicos en el campo de la producción gráfica, la crisis económica y los nuevos modelos de contratación, han golpeado con tremenda dureza al sector de las Artes Gráficas. Sin embargo, pese a los tiempos que corren, la producción gráfica no ha bajado proporcionalmente al empleo perdido. ¿qué ha pasado?

1. Externalización del trabajo (la juventud doblando sobres). Aunque no sea algo exclusivo de nuestro sector, es indignante como las empresas de Artes Gráficas se sirven de Empresas de Trabajo Temporal para incrementar sus beneficios pagando una miseria a personas ajenas al sector y evitándose así la contratación del personal que han ido despidiendo en los últimos años.

2. Deslocalización de la producción (Libros y revistas made in india). El negocio de los negocios. Llevarse el trabajo a países con trabajadores en condiciones de esclavitud. Si imprimes en países donde los salarios son inhumanos puedes ahorrarte una buena pasta… si no te importa que lo impriman esclavos, claro está.

3. Acumulación obscena de los beneficios (Al cesar lo que es del César… y lo que no, también). Nunca es suficiente dinero… cuando se trata del jefe, por supuesto. El Producto Interior Bruto, tras el bache de la crisis, ha vuelto a los niveles de 2008; sin embargo los salarios no han aumentado. No es que no haya dinero, es que el dinero que hay se lo está quedando el empresario, negando a sus trabajadores un salario digno una vez ha finalizado la crisis económica.

Las y los profesionales de la comunicación gráfica diseñamos aquí, para nuestros vecinos y vecinas, para nuestros compañeros y compañeras, para nuestros barrios y comunidades.

Sería un ejercicio de hipocresía por nuestra parte no exigir que el laborioso proceso de materializar nuestro trabajo, de convertir en real todas las horas de esfuerzo que invertimos, garantizase la vida del resto de profesionales que se dejan la piel en generar un trabajo de calidad.

Desde la Resistencia Gráfica no podemos sino exigir para nuestras compañeras lo mismo que exigimos para nosotras: queremos un Sector Profesional digno, justamente remunerado, estable y con garantías. Queremos que nuestros diseños y creaciones sean producidos en condiciones dignas para nuestros compañeros de la industria, que su trabajo les permita llevar un nivel de vida aceptable. Nos oponemos a la tendencia de llenar las imprentas de trabajadores temporales con unos salarios de mierda y unas condiciones de precariedad moralmente inaceptables; a que impriman los trabajos empleados que ganan una miseria en países donde el mercado laboral es criminal, y a la codicia de empresarios que obtienen unos beneficios obscenos mientras despiden trabajadoras y trabajadores dejando a sus familias sin sustento.

La impresión desaparece... y es un problema de todas y todos. Por eso hacemos un llamamiento a lo mejor de este sector: su solidaridad, su empatía y sus valores, y te proponemos iniciar una campaña que ponga en el mapa las reivindicaciones de las compañeras y compañeros que están luchando por su convenio, por sus salarios, y por su vida.

Súmate a esta campaña de solidaridad visibilizando en las redes sociales tu apoyo a la lucha de las trabajadoras y trabajadores de las imprentas. Sin solidaridad, la impresión desaparece.

APOYA LA IMPRESIÓN